Modelito para boda de día



Aquí me tenéis, en pleno mes de Octubre, con pocos grados en relación a los maravillosos días de sol casi veraniego en las semanas previas al evento, pero qué le iba a hacer si ya me había terminado el vestido y no tenía un minuto para nada más.


El caso es que me puse una chaqueta oscura encima y listo, porque verdaderamente el único que pasaba frío era el pobre brazo derecho, pero creo que mereció la pena por lucir el diseño, no?


Estuve dudando mucho en poner el lazo de gasa en gris, en armonía con los zapatos, pero tenía muchas ganas de combinarlo en amarillo ya que es uno de mis colores preferidos y como el estampado del vestido lo contenía junto a los dorados decidí hacerlo así.


La tela era muy vistosa, con efecto metalizado, pero he de decir que al tener cierta rigidez (imprescindible para mantener la estructura de la manga) se hacía poco confortable y cada vez que me sentaba, como podéis comprobar, incorporaba una arruga más para la colección... en fin, de todo se aprende.

El balance no obstante, positivo, pues me identificaba mucho con el diseño, las asimetrías, el largo (o el corto mejor dicho!), los colores, los pliegues y fruncidos...

¿Os gusta?


Si quieres que me ponga manos a la obra con un vestido para ti pincha aquí

42 vistas2 comentarios